Homilía Arzobispo de Yucatán – XX Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C

HOMILÍA
XX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
Ciclo C
Jer 38, 4-6. 8-10; Heb 12, 1-4; Lc 12, 49-53.

“He venido a traer fuego a la tierra” (Lc 12, 49).

 

Ki’óolal lake’ex ka t’aane’ex ich maya, kin tsik te’ex ki’imak óolal yéetel in puksi’ikal. Bejla’e’ le Ma’alob Péektsilo’ Yuum Ku, ya’alik to’one’ Jesús tal u taasik k’aak way yóokolkaabe’. U k’aakil Kili’ich Íikal le ku t’abiko’on u yaakunaj Yuum Kué. Yuumtsile’ ma’ u k’aat ka’a p’éel óolobi.

 

Muy queridos hermanos y hermanas, les saludo con el afecto de siempre y les deseo todo bien en el Señor en este vigésimo domingo del Tiempo Ordinario.

Una de las líneas teológicas del evangelio de san Lucas es el tema del Espíritu Santo. Cuando Jesús nos dice hoy que ha venido a traer fuego a la tierra seguramente se refiere a las llamas que en Pentecostés se posarán sobre las cabezas de los Apóstoles. Al decir Jesús: “¡Cuánto quisiera que ya estuviera ardiendo!” (Lc 12, 49), se refiere a ese fuego del Espíritu que hace arder los corazones de los fieles en amor a Dios. Jesús nos quiere apasionados en su seguimiento; de hecho, desde que la Iglesia nació se ha visto perseguida y miles de cristianos, desde el diácono mártir san Esteban hasta nuestros días, han muerto voluntariamente por confesar su fe en Cristo resucitado.

No todos los apasionados por Cristo han tenido que morir en un martirio, pero sí la lista se agranda más y más con todos los que han vivido las virtudes cristianas en un grado heroico durante su vida: casados, solteros, viudos, jóvenes, adultos o viejos; laicos, sacerdotes, religiosos y religiosas, todo género de vida cristiana tiene abundantes testimonios de gente que vivió en forma apasionada su fe. Más que el ateísmo, más que la frialdad en la fe, lo que el Señor detesta es la tibieza. Recordemos lo que dice el Apocalipsis: “¡Ojalá fueras frío o caliente! Pero, como eres tibio y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca” (Ap 3, 15-19).

Creo que el mundo actual con todas sus comodidades, trabajos, diversiones y tentaciones, contribuye a entibiar o hasta a enfriar nuestra fe. Por otra parte, “toda la ropa sucia” que los medios de comunicación han dado a conocer sobre algunos sacerdotes en el mundo, ha sido ocasión o pretexto de que muchos se alejen de las cosas de Dios, catalogando y etiquetando en general a todos los sacerdotes, hasta a los más santos, para justificar su enfriamiento.

Por otro lado, las ideologías de moda que buscan anidarse especialmente en la mente de los niños y jóvenes, tales como el materialismo, el relativismo, el individualismo, el pansexualismo y la ideología de género, presentan a la Iglesia como la enemiga de todas ellas, como la conservadora o retrógrada, terminando por enfriar o entibiar la fe de muchas personas, que se van alejando de Dios cayendo en un ateísmo, al menos de tipo práctico.

Todo lo anterior presenta grandes retos para la evangelización, la cual debe continuar en medio de ambientes difíciles, incluso hostiles, a la fe. También son grandes los retos para la Pastoral Vocacional, en la búsqueda de más candidatos al Seminario y a la Vida Consagrada. Esta pastoral debe estar perfectamente integrada con la Pastoral Juvenil, la de Monaguillos y la Universitaria, ya que todos los jóvenes necesitan un acompañamiento particular en su proceso de fe y en el descubrimiento del propio llamado que Dios le hace a cada uno.

También dice Jesús: “Tengo que recibir un bautismo, ¡y cómo me angustio mientras llega!” (Lc 12, 50). Él había sido bautizado por Juan el Bautista en el Jordán, pero ahora se refiere al bautismo en su propia sangre, que recibirá en su pasión y cruz. Los condenados a muerte pueden darse una idea de lo que significa esa angustia de Jesús al ser consciente de la muerte que le esperaba. Aunque no es lo mismo esperar la silla eléctrica o una inyección letal que esperar el tormento de la cruz.

Sin embargo en el corazón y la mente de Jesús no sólo había angustia de miedo, sino también angustia de amor, pues deseaba cumplir su misión mostrando total sumisión a su Padre celestial, y a la vez demostrarnos con su entrega que “nadie tiene más amor que el que da la vida por sus amigos” (Jn 15, 13). Esto nos da una idea de cuánto sufrió Jesús desde antes de su pasión; nos da una idea de cuánto nos ama, dándonos ejemplo de cómo hemos de obedecer totalmente a Dios nuestro Padre.

Jesús dice que no ha venido a traer la paz, sino la división a la tierra. Estas palabras no las hemos de querer aprovechar para justificar nuestros pleitos y antipatías, sino que debemos interpretarlas en el sentido de que, si vivimos apasionadamente nuestra fe, encendidos por el fuego del Espíritu, vamos a encontrar necesariamente personas, aún entre los familiares y demás conocidos, que se opongan y critiquen nuestra manera de vivir la fe, e incluso tal vez se alejen de nosotros. Por eso hay tantos que prefieren llevar la vida cristiana de una forma light, tibia, para no enfrentarse con nadie, pues prefieren conservar amistades humanas, sin importarles tanto la amistad de Dios.

Por eso en la primera lectura, tomada del Libro de Jeremías, encontramos a este profeta con muchos enemigos que tratan de acabar con su vida. Realmente la pasó muy mal por tanta persecución y enemigos. Sin embargo nunca perdió la amistad de Dios, al grado de convertirse en un anuncio viviente de la entonces futura pasión de Jesús. El salmo 39 expresa muy bien la confianza que el profeta tuvo siempre en el Señor, y la que tienen todos los que intentan vivir en fidelidad a nuestro Dios.

La segunda lectura, tomada de la Carta a los Hebreos, luego de haber presentado un elenco de testimonios de algunos personajes del Antiguo Testamento, quienes demostraron su fe pasando por muchos sufrimientos, nos invita a “correr con perseverancia la carrera que tenemos por delante, fija la mirada en Jesús” (Hb 12, 1-2). Hay quien puede llevársela a paso lento o estar totalmente paralizado. La vida cristiana implica esfuerzo constante, como un corredor en la pista, contemplando lo que sufrió Jesús, pero sobre todo viendo la gloria que él alcanzó, misma que nos quiere compartir. Posteriormente concluye el pasaje con unas palabras que, si las tomamos en serio, son verdaderamente retadoras para nuestra fe, pues dice: “Porque todavía no han llegado a derramar su sangre en su lucha contra el pecado” (Hb 12, 4). Tratemos de alcanzar la medalla de oro, como el joven mexicano que recientemente asombró a todos al superar a los que iban delante de él.

Las fiestas de la Asunción de María continúan alegrando a muchas de nuestras parroquias, y este próximo día 22 de agosto celebraremos a Santa María Reina. Esta Fiesta tendrá una dimensión muy especial para nosotros está año, pues ahora se celebrarán 70 años de la coronación pontificia de nuestra Señora de Izamal. Con el favor de Dios, presidiré la santa Eucaristía con este motivo, en el Santuario de Izamal a las siete de la noche. Están todos invitados.

Estamos exactamente a un mes de la celebración del Simposio Teológico que se llevará a cabo previamente al VII Congreso Eucarístico Nacional, el cual se desarrollará del 20 al 22 de septiembre próximo.

Quiero además hacer una atenta invitación a todos los fieles que gusten acompañarnos a la magna Eucaristía que se celebrará en el estadio “Carlos Iturralde” el sábado 21 de septiembre a las 17:00 hrs.; seguida por una solemne procesión llevando el Santísimo Sacramento desde ese lugar hasta las puertas de la S. I. Catedral. Ese día se suspenderán todas las celebraciones eucarísticas vespertinas en la Arquidiócesis, para que todos los sacerdotes concelebren en nuestra magna Eucaristía en compañía de miles de laicos. Les esperamos a todos.

 

Los invito a seguir rezando con la oración del VII Congreso Eucarístico Nacional:

Jesús, Señor de la vida y de la historia, gracias por la oportunidad que das al pueblo mexicano de celebrar un nuevo Congreso Eucarístico Nacional.

Queremos responder a la voz del Padre que nos dice: “Pueblo de Dios, levántate y come, el camino es largo”.

Gracias por llamarnos a ser tu pueblo, sobre todo cuando nos reunimos en torno a ti en la Sagrada Eucaristía.

Gracias por el pan de tu Palabra que nos dice: “¡Levántate! mi pueblo no puede estar postrado”.

Gracias, porque con tu Cuerpo y tu Sangre nos alimentas para ser pueblo peregrino siempre en marcha.

Señor Jesús, el camino de México se hace largo, son muchos los retos que tenemos por delante: respetar y promover la vida desde el seno materno; fortalecer a nuestras familias, para que se vayan conformando de acuerdo al plan de Dios; trabajar por una sociedad más justa; cuidar la casa común.

Por eso te pedimos, los que creemos que realmente estás presente entre nosotros, sobre todo en la Eucaristía, que recibamos abundantes gracias para que cada bautizado madure en la fe, fortifique su esperanza, y con caridad fraterna participe activamente en la construcción de tu Reino en nuestra Patria.

Que en el VII Congreso Eucarístico Nacional, cada Iglesia Particular de México, responda a tu llamada que nos dice: “Pueblo de Dios, levántate y come, el camino es largo”. Santa María de Guadalupe, esperanza nuestra, salva nuestra Patria y conserva nuestra fe. Amén.

 

Que tengan todos una feliz semana. ¡Sea alabado Jesucristo!

 

+ Gustavo Rodríguez Vega
Arzobispo de Yucatán

Descargar (PDF, 172KB)

error: