Mensaje Episcopal con Motivo de la Promoción y el Respeto a la Dignidad de la Mujer

MENSAJE POR LA PROMOCIÓN Y EL RESPETO
A LA DIGNIDAD DE LA MUJER

A todo el Pueblo de Dios en esta amada Iglesia de Yucatán: ¡PAX!

Muy queridos hermanos y hermanas, les saludo con afecto en Cristo y les deseo todo bien en el Señor.

Un tema muy sonado en los últimos días es el que se refiere a la convocatoria para que las mujeres dejen de trabajar el próximo lunes 9 de marzo del 2020, como una manifestación ante la ola de feminicidios que se cometen y quedan impunes en nuestro País. Ese día habrá manifestaciones de mujeres contra los feminicidios en la Ciudad de México y en otros lugares de nuestra Nación.

Existen grupos opositores a este “día sin mujeres”, así como a las manifestaciones contra los feminicidios, y dentro de los opositores hay también mujeres que suponen que este movimiento esconde otras intenciones propias de los grupos feministas, como la promoción del aborto, del matrimonio igualitario y la ideología de género.

En medio de estos grupos de ideología extrema existe la gran verdad de las graves faltas a la dignidad de la mujer y a sus derechos humanos, que persisten en todos los grupos de nuestra sociedad. Por otra parte, aunque el nivel de feminicidios en Yucatán sea inferior al porcentaje nacional, hemos de reconocer que el tema de violencia intrafamiliar entre nosotros es muy alto y no tenemos datos precisos de las mujeres maltratadas por sus esposos al llegar ebrios a sus hogares, tantas veces sin dinero.

Es hora de promover en nuestra Iglesia, tan llena de mujeres, un sano feminismo cristiano, que no promueva el odio contra los varones, ni el aborto, ni la ideología de género, ni nada que vaya contra la familia según el plan de Dios. Reconozcamos la grandeza de la mujer yucateca en nuestra sociedad y en nuestra Iglesia.

Nada hay más lejano a un buen cristiano, que maltratar a las mujeres que tanto sostienen la vida de nuestras comunidades. Al contrario, nuestra gratitud y respeto a todas ellas. Busquemos promoverlas en el conocimiento de su fe, en sus responsabilidades como esposas y madres, tomando todo lo que sirva en la Iglesia para engrandecer la vida matrimonial y la paz en las familias.

El próximo día 9 de marzo, ofreceremos a las mujeres que trabajan en nuestras parroquias y en otras entidades de la Arquidiócesis, la posibilidad de descansar, para que en este detalle puedan ellas ver nuestra gratitud y admiración por todo lo que hacen por sus familias, por nuestras comunidades eclesiales, por nuestros pueblos y ciudades. Este mensaje está en perfecta sintonía con la orientación que hemos recibido de la Conferencia del Episcopado Mexicano, así como con las que han estado dando varios obispos en sus propias diócesis.

Que tengan todos una feliz e infatigable vivencia de esta santa Cuaresma, y que como Iglesia, demos muestras de conversión pastoral ofreciendo un trato digno a todas las fieles, promoviendo a nuestros varones para que desde pequeños reconozcan y hagan valer la dignidad de todas las mujeres.

Nuestra Señora de Izamal, la Mujer por excelencia, Madre de Jesús y Madre nuestra, nos ayude y acompañe en este camino de conversión cuaresmal, en esta intención de darle a las mujeres el lugar que les corresponde en su hogar, en la Iglesia y en la sociedad. Así sea.

Dado en el Arzobispado de Yucatán, a los 25 días del mes de febrero del año del Señor del 2020.

 

+ Gustavo Rodríguez Vega
Arzobispo de Yucatán

Descargar (PDF, 105KB)

error: