Mensaje Episcopal por el “Día de la Vida”

MENSAJE EPISCOPAL
CON MOTIVO DEL “DÍA DE LA VIDA”,
EN LA SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR.

“Vas a concebir y a dar a luz un hijo” (Lc 1, 31).

 

A toda la gran Comunidad Católica de Yucatán: Pax!

En el día de la solemnidad de la Anunciación del Señor, celebramos el inicio del misterio salvífico en su plenitud, la concepción del Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo. Un hecho, sabemos, que marca definitivamente la economía de nuestra salvación.

El «sí» de María permitirá no sólo la posibilidad de una nueva vida, sino que, además, hizo posible que la Vida en sí misma se encarnara en la humanidad, asumiendo en sí nuestros pecados para redimirnos y salvarnos. Porque el Hijo de Dios se encarnó, se confirmó y creció la dignidad del ser humano desde el primer momento de su concepción, hasta el último momento de su muerte natural.

Por tal motivo, en este día especial para nuestra fe, como Iglesia celebramos el “Día de la Vida”, conscientes de que la vida humana posee un valor incalculable, puesto que nos ha sido dada por Dios y, por tanto, es sagrada. A partir del don de la vida, se construye todo en la humanidad, sin ella todo cae; a partir de la vida la salvación es posible en el mundo, sin ella no tiene sentido.

Es urgente que podamos promover en nuestras comunidades una auténtica cultura de la vida, tal y como nos pide S.S. San Juan Pablo II en la encíclica Evangelium vitae: “Todos juntos debemos construir una nueva cultura de la vida; nueva para que sea capaz de afrontar y resolver los problemas propios de hoy sobre la vida del hombre; nueva, para que sea asumida con una convicción más firme y activa por todos los cristianos; nueva, para que pueda suscitar un encuentro cultural serio y valiente con todos (EV 95)”.

De ahí que, preocupados por la construcción de esta cultura de la vida tan necesaria en nuestra Iglesia Particular, convocamos a todas nuestras parroquias para la realización de una jornada especial a favor de la vida en el día de la Anunciación del Señor, a través de los medios y maneras que les sea posible. La Pastoral de la vida les ofrecerá algunas propuestas que podrán realizar para esta jornada.

Pido de manera especial a los sacerdotes que, en sus misas de la Solemnidad de la Anunciación, puedan instruir, de modo especial, a los fieles sobre el valor de la vida humana y las amenazas por las que corre peligro hoy. Ustedes son los primeros catequistas en sus parroquias y, por tanto, asuman con claridad y firmeza su vocación profética en medio de las comunidades cristianas.

Que Dios nuestro Señor, autor y amante de la Vida, nos guíe en esta importante misión que vamos a emprender. Con mi saludo y bendición para todos.

Mérida, Yucatán, 13 de marzo de 2019.

 

+ Gustavo Rodríguez Vega
V Arzobispo de Yucatán

 

Descargar (DOCX, Desconocido)

error: