Atención Pastoral para los Enfermos con COVID-19

CIRCULAR SOBRE
LA ATENCIÓN PASTORAL
A LOS ENFERMOS DE COVID-19

 

A todo el Pueblo de Dios que peregrina en esta amada Arquidiócesis de Yucatán: ¡PAX!

 

Muy queridos hermanos y hermanas, les saludo con afecto y les deseo todo bien en el Señor.

La caridad pastoral de Cristo, se expresa de muchas maneras en el ejercicio del ministerio sacerdotal. Se manifiesta especialmente en las obras de misericordia a favor del Pueblo de Dios. Así, la visita a los enfermos y dar cristiana sepultura a los difuntos, son acciones que corresponden, en primer lugar, al sacerdote como pastor propio de una comunidad, que es quien ha de ayudar diligentemente con caridad a los enfermos, especialmente a los moribundos, dándoles fortaleza, administrándoles los sacramentos y participando de modo particular en las preocupaciones, angustias y dolores de los fieles por el fallecimiento de sus seres queridos.

La actual situación de pandemia que vivimos se nos presenta como un desafío, pero también como una oportunidad para manifestar la misericordia de Dios para con los más necesitados. Por este motivo, en coordinación con las autoridades de la Secretaria de Salud, y atentos a los protocolos que la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) ha proporcionado, en la Arquidiócesis de Yucatán hemos integrado un equipo de sacerdotes para la atención exclusiva a los enfermos con COVID-19, mientras dure este tiempo de contingencia.

Quienes integran este equipo han recibido el material y la capacitación necesaria para cuidar los respectivos protocolos de seguridad en la atención a los enfermos. Son doce los sacerdotes que conforman este grupo, y que se han ofrecido voluntariamente para este servicio, los cuales pertenecen a decanatos tanto de la ciudad de Mérida como del interior del Estado. Aquellos que se encuentran en Mérida, tendrán un día de la semana designado para realizar su guardia.

La atención pastoral a los enfermos con COVID-19 seguirá las siguientes indicaciones:

-Se tendrá a disposición el número telefónico: 9992 961570 en horario de 8:00 a 13:00 hrs. y de 17:00 a 20:00 hrs., de lunes a sábado.También podrá ser a través del Facebook: “Arquidiócesis de Yucatán”, enviando un mensaje (inbox) con la información.El servicio deberá solicitarlo algún familiar de la persona enferma. Posteriormente, el sacerdote asignado entrará en contacto, vía telefónica, con quien ha solicitado el servicio. De este modo se evaluará la situación de la persona, la conveniencia y el modo posible de cómo se dará la atención pastoral.

-Si el apoyo solamente pudiera ofrecerse de manera remota a través de los medios tecnológicos, el sacerdote buscará el modo más adecuado. Ayudará al enfermo a realizar un examen de conciencia disponiendo su corazón a la contrición perfecta y explicando la gracia de la indulgencia plenaria concedida por el Papa Francisco en su situación de enfermedad. Se le invitará también, junto con su familia, a poner su confianza en Dios quien comunica su gracia a través de maneras extraordinarias.

-Cuando fuera posible, y permitida por las autoridades sanitarias, la visita del sacerdote a un hospital, para administrar el Sacramento de la Unción a un enfermo de gravedad, se seguirán los protocolos de cada centro hospitalario, de manera que se garantice la salud de cada persona.

 

De acuerdo con esta dinámica, si algún sacerdote u oficina parroquial recibiera la solicitud para visita de un enfermo confirmado con COVID-19, deberá reportarlo al teléfono correspondiente para que el equipo de atención pueda ponerse en contacto directo con la familia del enfermo.

El equipo de sacerdotes designados atenderá únicamente a enfermos con COVID-19. La atención pastoral a personas con otras enfermedades continúa a cargo de cada párroco, tomando en cuenta las debidas precauciones sanitarias.

Siguiendo esta dinámica, a través del mismo número telefónico o del Facebook “Arquidiócesis de Yucatán”, el equipo de la Pastoral de la Salud, ofrece a los familiares de enfermos, así como a todos aquellos que padecieran a causa de los efectos ocasionados por la pandemia del COVID-19, el siguiente acompañamiento:

  • Orientación Médica.
  •  Apoyo Espiritual.
  • Apoyo Psicológico.
  • Orientación Nutricional.

Que María Santísima, Salud de los Enfermos, interceda por nosotros y continúe iluminando y fortaleciendo nuestro ministerio para poder ser signo de la misericordia de Dios hacia nuestros hermanos más necesitados.

Dado en la Residencia Episcopal a los 13 días del mes de mayo, fiesta de Nuestra Señora de Fátima, del Año del Señor de 2020.

 

+ Gustavo Rodríguez Vega
Arzobispo de Yucatán

Pbro. Lic. Jesús Armando Obregón Patrón
Coordinador Diocesano de la Pastoral de la Salud y de la Vida

 

Descargar (PDF, 168KB)

error: